s
s
correos
 

ff

Declaradas de interés turístico.

Desde el Viernes de Dolores y hasta el Domingo de Resurrección las procesiones recorren las calles de la localidad acompañadas de las Corporaciones y Figuras Bíblicas del Antiguo Testamento, Nuevo Testamento y Símbolos de la Religión .

Destacando entre estos días el Viernes Santo, que al amanecer se entona la tradicional "Diana" por el Grupo de Música del Imperio Romano a Nuestro Padre Jesús Nazareno, Patrón de la Villa, para después recorrer las calles de la localidad en procesión.

El broche de oro a esta Semana Santa es el Domingo de Resurrección, donde acompañando al paso de Jesús Resucitado, desfilan todas las Corporaciones y Figuras Bíblicas.

Puedes acceder al programa de la Semana Santa desde la página principal de esta Web.

Jesús de Nazareno


Cristo de la Humildad

 

 
     
Figuras Bíblicas
Celebrada del 25 Abril

Fiesta local en Puente-Genil, es el día en el que desde tiempo inmemorial la gran mayoría de pontanenses celebra un día de salida al campo, repartiéndose por lugares como los pinares y entornos del pantano de Cordobilla, Boca Salida y Sierra Gorda (en la actualidad casi desaparecida por el aprovechamiento industrial de su roca), la laguna de los Arenales, las distintas aldeas de Sotogordo, el Palomar, la Ribera Baja, Puerto Alegre, La Mina y otros, como cortijos y caseríos en los que se preste a pasar un día al aire libre en medio del campo rodeados de una frondosa arboleda que ofrezca sombra para departir entre familiares y amigos largos ratos en los que no faltan el cante y baile por sevillanas, la ensalada sanmarqueña, el salmorejo y la gastronomía propia de este día.

Se celebra en los primeros días de Mayo

En estos días tiene lugar la Semana Santa Chiquita en donde los niños pontanenses celebran la Semana de Pasión llevando a cabo salidas procesionales de ¨Pasos¨, figuras bíblicas, subida al Calvario, la Diana, etc. 

Se celebra entre el 14 y el 19 de Agosto

La Reina Regente, María Cristina de Borbón, otorgó a Puente Genil su Feria Real en 1834 

La Feria Real de Puente Genil, nació de la vocación comercial y mercantilista de nuestro antecesores, en una  época en que los ánimos localistas estaban, en nuestro pueblo a la orden del día, y sobre todo exaltados ante importantes expectativas de desarrollo que presentaban  aquellas fechas, para una localidad, que nacía del fruto de la unidad y la sociabilidad de las gentes de otros dos pueblos que había sido separados por la naturaleza. 

Aunque fue en agosto de 1835 cuando Puente Genil celebró su Primera Feria Real, es en enero de 1834 cuando oficialmente se comienza a hablar de esta posibilidad en las actas capitulares del Ayuntamiento. Así en el cabildo del 23 de enero, los regidores municipales acordaron pedir al; Señor Subdelegado de Fomento, la competente Licencia para establecer dicha feria en el día quince de agosto de cada año 

Entre los motivos que argumentan estos señores para proponer dicho acuerdo, llama la atención que señalan que la pobreza del vecindario está atendida, argumentando además la buena localidad que tiene el pueblo para los muchos que lo circundan, así como abundantes y cómodos aguaderos del río Genil para establecer una feria real que traerá a estos vecinos; conocidas ventajas y utilidades. 

Con anterioridad ya habían existido ferias en la localidad, en el mes de mayo y en el de septiembre, pero se trataba de ferias que podríamos llamar menores. Esta Feria que acontece en esta fecha, va a tener un carácter especial, que la señala como una de las más antiguas con este carácter de la provincia y la comarca, que no es sino el hecho de ser otorgada por la bondad de Su Majestad la Reina, en este caso, de María Cristina, la Reina Gobernadora o Regente del trono de España, tras la muerte en 1833 de Fernando VII, y durante la minoría de edad de su hija, la reina Isabel II, sucesora legítima de la corona. 

Una época bastante conflictiva para nuestra nación, debido sobre todo a los cambios políticos y económicos que estaba deparando la caída del antiguo régimen absolutista, dando paso a nuevas libertades. Entre estos cambios sociales y económicos está la ascensión del sector de la burguesía que quiere ocupar puestos de responsabilidad política, apoyándose en las ideas ilustradas del siglo anterior. De esos ilustrados parte también la idea de fomento de las ciudades y pueblos; y la celebración de ferias de mercado son algunas de las consecuencias de esta nueva filosofía que emerge en el siglo XIX. 

Por otra parte Puente Genil, se encuentra en estos momentos inmerso en el proceso de unidad de los dos pueblos (Puente de Don Gonzalo y Miragenil), es decir en el hecho histórico de mayor trascendencia habido en dicho siglo. Es por tanto que se entiende esa euforia con la que los regidores (concejales de entonces) quisieron solicitar esta feria cuya Real importancia vendría a dar esas ventajas que se mencionaban en el acta del cabildo. 

La autorización llegó a finales de mayo, concretamente en el cabildo del día 31, se vio un oficio del Señor Gobernador Civil de la Provincia, con fecha 26 mayo por el que se comunica la Real Orden de 13 del mismo, en que Su Majestad la Reina Gobernadora, se ha servido conceder a este ayuntamiento la Real facultad que le tenía pedida para celebrar una feria anual en el día quince de agosto y en los tres siguientes. Sin embargo este oficio indica que esta concesión no suponía la de tener franquicia de derechos, ya que ésta debía concederse por el Ministerio de Hacienda. 

La concesión de franquicias era algo esencial para obtener éxito en la feria, ya que ello suponía una exención importante de impuestos sobre las mercancías que podían venderse en este mercado. En este sentido, los que gobernaban nuestro pueblo por aquel entonces, se apresuraron a solicitar inmediatamente de dicho ministerio, la libertad de derechos en la citada feria, lo menos por cuatro año.

Como esta petición no fuera atendida prontamente, en el cabildo del 15 de noviembre del mismo año, se acordó repetir la misma solicitud, haciéndose ello por el presidente en nombre de toda la Corporación Municipal. 

Como en todas, en la primera feria de agosto de 1835, fueron necesarios importantes preparativos. Para hablar sobre éstos, El Concejo y Regimiento de la Villa, dedica un cabildo completo a este único tema. Así que en atención a que se aproximaban los días en que se debía de celebrar el acontecimiento, es necesario que alguien se encargara de situar y colocar a los concurrentes a la misma, especialmente a los mercaderes, al objeto de que se sintieran cómodos en el recinto, al igual que los visitantes.

El acta refleja; al ser el primer año y no estar concretados aún a situarse en sitios oportunos y cómodos sus concurrentes, para la mejor ventaja de sus efectos, para que el público pueda con facilidad y prontitud encontrar aquellos en que se desee emplear, se hacía indispensable tomar medida para el arreglo de todo con anticipación y oportunidad, y en consecuencia acordaron que el Presidente del Concejo (Alcalde) como regente de la jurisdicción y encargado de la policía, cuidara el método que deba y convenga seguir para la situación de todos los puestos que hayan de establecerse (...) mandando publicar por medio de edictos y pregones que todas aquellas personas que hayan de establecer puesto alguno en citada feria, de cualquiera clase que sea, no o verifique sin que antes se presente a nuestro regente, el que le señalaron según el objeto que haya de vender, el sitio que tenga por conveniente, en la inteligencia que el así no lo verifique será multado.

En aquélla remotas fechas se señaló el sitio donde debía instalarse los mercaderes de sedas, plata y paños, y también la ubicación del ganado en los ruedos próximos a la Plaza Nueva.

Como dato curioso se significa en el acta del Concejo que los esclavos ocuparían el lugar intermedio entre los semovientes y las mercaderías.

El concepto de feria desde entonces ha cambiado mucho. Mientras antes se hablaba de una feria comercial, hoy sólo se plantea el comercio dentro del aparejo lúdico de la fiesta. Es decir, la fiesta se ha comido a la Feria. Hoy en día no existen esas transacciones comerciales, exentas o no de impuestos, pero sí el aparato festivo, que es el centro de la Feria. Pero ¿en aquel entonces existía este mismo o parecido aparato festivo?. Posiblemente sí, ya que en todos los lugares donde existía un encuentro comercial, surgían también tenderetes que llamaban la atención sobre la diversión de las personas que visitaban el recinto. Recinto que no podemos reconocer por lo transcrito en las actas capitulares de entonces, al menos hasta donde ha llegado nuestra investigación. Desde 1835 hasta nuestros días, miles y miles de pontanenses han disfrutado de un acontecimiento que nuestra ciudad ha llevado a gala durante su historia, gracias a una concesión de la reina María Cristina. 

A pesar del grado de interés que pusieron los munícipes en poder celebrar una feria de carácter real en la villa, en ese año emblemático para Puente Genil de 1834, y a pesar de tener todas las autorizaciones, la feria, sin embargo no pudo celebrarse.

El motivo no fue sino un hecho luctuoso y lamentable

Corría por aquella época en toda Andalucía unas pandemias de una enfermedad que hoy podríamos calificar como de gastroenteritis contagiosa, lo que se llamaba por entonces; Cólera Morbo, que mermó la población andaluza, entre los años 20 y hasta los 40 del siglo XIX, repitiéndose incluso en varias ocasiones sobre una misma población. Las malas costumbres higiénicas fueron las causantes de gran mortandad entre la población, y Puente Genil no se libró de ello, porque tuvo que ser precisamente en el verano de 1834 cuando la enfermedad se paseó por la villa. 

Ello fue motivo evidente para no tener ningún tipo de celebración, ni de ferias, por lo que la primera Feria Real de nuestra ciudad no se celebró en este año, como estaba previsto, sino en 1835, una vez desaparecida la enfermedad entre sus gentes. 

Todo este hecho se manifiesta en el siguiente cabildo que en el proceso del tiempo se menciona nuevamente la feria, que es en el de 9 de septiembre de ese año 1834. En su acta se menciona que la feria, no ha podido tener efecto en el corriente a motivo del cólera morbo que se ha padecido en esta villa, En este cabildo se plantea la necesidad de realizar la publicidad de la misma para el próximo año, y de esta manera, para, facilitar la concurrencia que se apetece y concretando que uno de los medios es el de que se anuncie en el calendario por el mismo orden que se hace con las demás concedidas; acordaron que se oficiara a un empresario cordobés que se dedica a la publicación de almanaques, para que se anotara en ellos la Feria Real de Puente Genil. 

El 15 de Agosto de 1834 fue el primer año que se celebró la feria en esta fecha, en el antiguo Pontón de Don Gonzalo, y fue en el año 1923 cuando se traslado a "La Matallana", posteriormente en el año 1973 era instalado el recinto ferial a la Plaza Jesús Nazareno y lugares colindantes y desde año 2000 tiene su emplazamiento los terreros de la antigua "Santa Filomena".

El patrimonio artístico de Puente Geníl se remonta al siglo XVI como testimonian la Parroquia Matriz de Nuestra Señora de la Purificación y la Ermita del Dulce Nombre de Jesús, representativas de una arquitectura mudéjar de estilo popular, algo desvirtuadas por posteriores reformas.

Pero es con el barroco cuando adquiere mayor esplendor su arquitectura, templos conventuales como los de San Francisco de la Asunción - que alberga la mejor colección de retablos barrocos de la localidad, así como importantes muestras de la imaginería pontanesa- y San Francisco de la Victoria - que cuenta con un interesante patio porticado de 1.725- construidos ambos a mediados del siglo XVIII, son los ejemplos más sobresalientes de este periodo.

En la localidad se puede ver diversos monumentos históricos

Construido por Hernán Ruiz en 1583.

Ha sufrido diversas reformas a través de los siglos: así, el amplio arco inicial de ladrillo fue levantado en 1874 por el ingeniero francés Leopold Lemonier, mientras que los dos arcos siguientes datan de principios del XVIII.

El puente nos lleva al barrio de Mirageníl, en la orilla izquierda, en el que se halla la Parroquia de Santiago, de 1705, cuya fachada subraya una vistosa espadaña.

Que se encuentra en la plaza del calvario y a la que llegamos por la calle San Cristóbal. Construida en el siglo XVI.

El actual aspecto obedece a las obras realizadas en los siglos XVIII y XIX, y al que se le añadió el pórtico delantero a principios del actual .

Esta iglesia muestra un interesante repertorio pictórico de artistas locales, de la pasada centuria, como Pérez de Siles, Juan Montilla y Muñoz Contreras.

Aquí se venera la imagen de Jesús Nazareno, patrón de Puente Geníl, en la que muchos ven la mano del escultor granadino Pablo de Rojas.

"El Terrible" , nombre con el que se conoce a la imagen de Jesús, llegada en 1622 y atribuida al escultor Pablo de Rojas.

Data de 1644, las obras nunca llegaron a concluirse, de ahí su pequeño tamaño. Alberga un retablo barroco obra del artista lucentino Pedro de Mena Gutiérrez

Sede de una escuela taller y del Museo Arqueológico.

Se trata de una iglesia del siglo X V I I en la que los religiosos celebraron su primera Misa el 5 de julio de 1682, constando de una nave con un crucero simulado.

La portada de la fachada es de piedra, realizada a principios del siglo X V I I I , con arco de medio punto y por encima de éste, ocupando una pequeña hornacina, figura una imagen pétrea de San Francisco de Paula. Está rematada con un campanario de un solo cuerpo. A ambos lados de la puerta se hallan dos azulejos con las imágenes de los Sagrados Corazones de Jesús y María. Entre la puerta de entrada y el campanario se sitúa un óculo central.

Junto al templo pervive un bello patio claustrado, ya dieciochesco.

Hoy Residencia Municipal, cuya iglesia data de principios del siglo XVII; tiene planta de cruz latina y su crucero ostenta una cúpula decorada con pinturas que imitan yeserías

Conserva este templo espléndidos retablos barrocos del primer tercio del XVIII, y entre ellos sobresale el mayor, cuyo camarín acoge a Jesús de la Humildad; pero la imagen más notable es Nuestra Señora de los Ángeles, del siglo XVII, atribuida a Luisa Roldán

Construida en el siglo XVIII.

Reedificada a partir de 1758; consta de nave única en la que llama la atención la vistosa cúpula oval que se alza ante el presbiterio, decorada, como éste, con blancas yeserías sobre un fondo azul celeste.

El retablo mayor, labrado en yeso y pintado imitando mármoles, está presidido por una imagen mariana del XVII que, aunque sostiene un Niño, se la venera tradicionalmente como Inmaculada. La monumental fachada presenta un gran nichal con clasicista portada de piedra que flanquean dos torres, una de ellas inacabada

El Santuario de Nuestra Señora de la Concepción, Patrona de la Villa desde 1650, es una obra de mediados del siglo XVIII, aunque ya estaba abierta al culto a principios del siglo XVI.
Su portada de piedra labrada, con columnas pareadas y frontón partido, es única en la población

Templo construido en el siglo XIV. En ella se encuentra una talla de la Inmaculada, realizada por Duque Cornejo.

El aspecto actual obedece a la reedificación llevada a cabo entre 1873 y 1876, que siguió la disposición del templo mudéjar precedente construido a principios del siglo XVI. Tiene tres naves y capillas adosadas, entre las que destacan por su antigüedad y mérito la de la Virgen del Rosario -hoy de las Angustias- y la Dorada, que sirve de sagrario, ambas del siglo XVII, así como la de las Animas, del XVIII. El templete del tabernáculo que preside la capilla mayor acoge una notable talla de la Inmaculada labrada por Duque Cornejo en 1751. Guarda este templo pinturas de los artistas decimonónicos locales Pérez de Siles y Juan Montilla, así como una rica colección de orfebrería en la que destaca la custodia procesional plateresca del siglo XVI. La neoclásica torre que luce este templo al exterior data de 1829.

De reciente construcción, inaugurada en 1957, de la que destacan al exterior su roja cúpula y las torres gemelas.

Templo mudéjar del siglo XVI, es la iglesia más antigua de Puente Geníl.

De nave única, cuyo retablo mayor barroco de mediados del XVIII contrasta con los restantes, labrados en yeso en la siguiente centuria.

En el barrio de la Estación, guarda una notable imagen de Cristo Resucitado, tallada en 1636 por el artista granadino Alonso de Mena .

Puente Geníl, con categoría industrial desde el siglo XIX, no en vano fue el primer pueblo de Andalucía y el segundo de España en contar con luz eléctrica, fue cuna de hombres y mujeres emprendedores que crearon en su tiempo modernas industrias. Puente Geníl es una pequeña ciudad cosmopolita, donde se funden tradición y modernidad, creando la idiosincrasia inconfundible de sus gentes amables, hospitalarias y emprendedoras.

Ofrece varios polígonos industriales con un total de 382.087 m² disponibles, y por su localización, en el centro de geográfico de Andalucía, es escogida para la ubicación de empresas. Actualmente el parque de empresas abarca ámbitos tales como agroalimentarias ( fábricas de Dulce de Membrillo, Molinos de Aceite de gran calidad, empresas Vitivinícolas, Pastelerías Industriales y Artesanales), productos para la construcción, fabricación de maquinara de manipulación y elevación, productos químicos y jabones, empresas textiles, iluminaciones eléctricas y empresas de distribución y logística.

Existen también otras ramas industriales como la Construcción del Mueble y Madera, Cerámicas Electromecánicas, Pavimentos, Traviesas para líneas de ferrocarril de alta velocidad, etc. De igual modo aún perduran trabajos artesanales como la fundición de bronce, madera, marquetería, hojalatería, taracea, alfarería, bordados.

La construcción y puesta en funcionamiento del Plan de riegos Geníl-Cabra ha contribuido enormemente al desarrollo agrícola de nuestra zona generando 37.010 hectáreas de riego y numerosos puestos de trabajo, así como originando la implantación de empresas de transformación y conserveras.

El Polígono Industrial San Pancracio con una superficie útil de 268.125 m² es el mayor de la localidad de iniciativa pública, dotado con las más modernas instalaciones y todos los servicios incluida depuradora de aguas residuales. Actualmente cuenta con un grado de ocupación de un 60%.

Continuar la Visita por:


Texto: José Lorenzo Aires

Fotos: Juan Crespo